Martes 09 de Agosto de 2022

Logo
21 de diciembre de 2015
(505 votos)

Wellington, una ciudad pacífica

Moderna, con enormes rascacielos, y un intenso dinamismo cultural, la capital de Nueva Zelanda es diversa y multifacética. Naturalmente apta para actividades al aire libre.
Wellington, una ciudad pacífica
La ciudad capital de Nueva Zelanda ofrece una mixtura de modernidad, tradición y cultura.

Por Verónica Luna
Su condición de ciudad capital –título que ostenta desde mediados del siglo XIX- le otorga a Wellington una posición destacada en el mapa de Nueva Zelanda. Tercera ciudad más importante del país, sede administrativa y financiera, es el sitio en el que se concentran dependencias oficiales y organismos de gobierno. La naturaleza y la cultura también le imprimen su cuota de identidad que la hace particular y única.Oriental Bay
Las olas que llegan hasta la orilla bañan las costas con las aguas del Pacífico. En el extremo austral de la Isla del Norte, la capital mira el ir y venir de las embarcaciones que conectan con la Isla del Sur de Nueva Zelanda. El trajín es intenso y cotidiano. Pero no es lo único que le otorga dinamismo. En su corazón alberga gran número de cafés y restaurantes, museos, cines, teatros, galerías de arte, instituciones culturales. Todo es parte de un rico abanico de opciones que conforman su oferta patrimonial.
En Wellington está todo tan junto, tan compacto, que es ideal recorrerla a pie. Se pueden visitar sus principales edificios y puntos de referencia en el centro de la ciudad, las construcciones más tradicionales y de estilo victoriano, y a poca distancia encontrarse con ambientes naturales, paseos, y verdes colinas aptos para la práctica del trekking y el ciclismo. Es una ciudad muy ventosa, que tiene agradables paseos en la zona portuaria donde se encuentran parques y paseos como el de los Escritores. Muy cerca, en Palliser Bay, hay olas tan altas que son una tentación para los amantes del surf.La Colmena, Parlamento de Nueva Zelanda
El Ballet y la Orquesta Sinfónica Nacional se encuentran entre los aspectos más destacados de su propuesta cultural. Sin dudas, una de sus principales joyas es el Museo Nacional Te Papa. Su edificio inaugurado en 1998, recibe cada año cerca de un millón de visitantes. Está dedicado a la historia, el arte y la cultura, y las tradiciones maoríes. La temática de la llegada de los europeos, los terremotos (fenómeno frecuente en la ciudad) y una biblioteca especializada, también tienen su espacio reservado en ese recinto cultural. Otro de los espacios que se apuntan en la lista de imperdibles es el Museo de la Ciudad y del Mar, cuyas piezas en exhibición relatan la historia de la ciudad y su interrelación con el océano.
En un paseo por la ciudad, seguramente uno de los edificios que más llamará la atención es el Parlamento, llamado también La Colmena. Tiene 10 pisos de altura y cuatro subsuelos, un vestíbulo con pisos de mármol y un techo de cristal. Las visitas guiadas son de acceso libre.
Muy cerca del Parlamento, la Catedral de San Pablo se erige como otro punto de atracción. Es una construcción del siglo XIX, de estilo neogótico. Está realizado en madera y en su interior alberga homenajes a los soldados fallecidos durante la Primera Guerra Mundial.Wellington, Nueva Zelanda
Los principales eventos deportivos de rugby y fútbol australiano se realizan en el Estadio Westpac. El recinto construido en 1999 sobre terrenos ferroviarios, se ubica a un kilómetro de la estación de trenes y también ejerce gran atracción sobre los turistas.
Entre los ámbitos naturales, no puede dejar de visitarse el Jardín Botánico, considerado Patrimonio Histórico de la ciudad. En 25 hectáreas se puede apreciar un bosque nativo, coníferas y especies florales diversas. El funicular es un transporte bien típico de Wellington, que además de conducir hasta el Jardín Botánico, permite llegar hasta el Planetario, el Observatorio y obtener una inigualable vista panorámica de la ciudad. Zealandia, tal es el nombre del Santuario Ecológico, donde se encuentran especies exóticas, está ubicado a pocos minutos del centro.
El turismo de compras puede practicarse en la exclusiva zona comercial de Lambton Quay, donde se ubican las casas más prestigiosas, en tanto que las tiendas de moda tienen su principal ubicación en el Barrio Willis. Cuba Street es una zona antigua en la que se encuentran tiendas, galerías de arte, restaurantes y pubs. La capital neozelandesa cuenta con unos 300 cafés y restaurantes, una proporción per cápita mayor a la de Nueva York. El café tostado, los mariscos, los vinos de origen, forman parte de las especialidades típicas. Tan abundante oferta es una invitación ineludible a degustar su gastronomía, costumbres y sabores.
Wellington, como ciudad capital, tiene una relevancia suprema. Los principales edificios pùblicos son sólo parte de sus atractivos, sus eventos culturales, sus museos, sus galerías de arte, sus conciertos, y su rica gastronomía, así como sus playas y senderos, son un complemento perfecto para vivir todo lo que esta ciudad tiene para compartir. 
¿Alguna vez visitaste Wellington? Compartí aquí tu experiencia.
Fotos: everystockphoto/ pixabay.com


 
Otras notas sobre
Zealandia - Museo Te Papa - Parlamento - Nueva Zelanda - Wellington - Oceanía
Comentá esta nota en Facebook
Envianos un comentario sobre esta nota
Demuestre que no es un robot!

Galería
Acceder a Galería
Encuestas
Has hecho algun viaje turistico durante la pandemia de COVID-19




Ver Encuestas Anteriores