Jueves 18 de Agosto de 2022

Logo
16 de julio de 2014
(758 votos)

Vilna, belleza de los países bálticos

Vilna es una de las ciudades más bellas del Báltico y se caracteriza por tener espíritu de pueblo. Calles encantadoras, grandes monumentos y un casco antiguo que fue declarado Patrimonio de la Humanidad, son sólo una parte de lo que tiene para ofrecer.
Vilna, belleza de los países bálticos
La magia de Vilna encanta a todos sus visitantes. (Crédito: mister_organge)
Con más de 500.000 habitantes, Vilna es la capital y la ciudad más poblada de Lituania, además de ser su polo económico y cultural. Sus antiguos barrios cortados por pintorescas callejuelas son parte del encanto de esta ciudad que- también- ofrece obras de teatro, ballet y show musicales como sus pilares.Casco histórico de Vilna. (crédito: edomingo)
Vilna es una ciudad relativamente chica, en comparación con otras urbes europeas, y sus puntos icónicos son muy accesibles entre si y se pueden recorrer en poco tiempo.
La mitad de Vilna está tapizada con parques, reservas naturales y jardines públicos, además cuenta con lagos y ríos que son invadidos por turistas y locales durante los meses de verano.
Un punto imperdible de la capital lituana es su casco histórico con edificaciones de estilo gótico, renacentista y barroco, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994 por la Unesco. Sus casas coloridas y calles empedradas se mezclan con restaurantes, bares y tiendas de regalos. La calle principal del antiguo barrio se llama Pilies y acaba en la Puerta del Amanecer, la única parte de la antigua muralla de la ciudad que queda en pie.(Crédito: jo.sau)
Por otro lado, la Plaza de la Catedral San Estanislao es el centro de la vida de Vilna y se encuentra a la entrada del caso histórico. La catedral fue construida por orden del rey Mindaugas, en el año 1251, y está decorada con numerosos frescos, además de contar con varias tumbas de personalidades locales y próceres.
Uno de los rincones icónicos de la ciudad es la Torre de Gediminas, la única que queda en pie de una antigua fortaleza que data del siglo XIII y hoy está casi en ruinas. Está ubicada en la colina desde donde se ve toda Vilna y se puede llegar allí en un funicular que ofrece vistas panorámicas de la ciudad, el casco antiguo, el bosque y la parte moderna de la ciudad con torres de oficinas y edificios brillantes.La catedral de Vilna (Crédito: payorivero)
Aquellos que quieran revivir parte de la historia más cruel de Vilna pueden visitar el barrio judío que se encuentra atrás de la antigua sinagoga. El barrio fue convertido en ghetto en 1941, durante la ocupación de los nazis, y se estima que allí murieron decenas de miles de judíos. Para adentrarse más en esta parte de la historia local, se puede visitar el llamado "Museo de la KGB", que recuerda a las víctimas del holocausto.
Como buena ciudad europea, Vilna cuenta con un barrio bohemio y artístico llamado "República de Uzupis", donde artistas, escritores, intelectuales y hippies han plasmado su creatividad en diversos edificios y espacios. Galerías de arte de vanguardias, talleres creativos, edificios intervenidos, casas tomadas por músicos y cafés pueblan esta república bohemia que se considera "independiente" de la ciudad, ya que tiene su propio presidente, constitución y ejército formado por una decena de artistas.
¿Visitaste Vilna? Cuéntanos tu experiencia aquí.
Otras notas sobre
Vilna - Lituania - Europa
Comentá esta nota en Facebook
Envianos un comentario sobre esta nota
Demuestre que no es un robot!

Galería
Acceder a Galería
Encuestas
Has hecho algun viaje turistico durante la pandemia de COVID-19




Ver Encuestas Anteriores