Jueves 11 de Agosto de 2022

Logo
22 de julio de 2013
(429 votos)

San Pedro de Atacama: pueblo chico, cielo grande

El altiplano, en el extremo norte de Chile, es el refugio de este poblado rodeado de altas cumbres. Un oasis increíble que lleva a tocar el cielo con las manos.
San Pedro de Atacama: pueblo chico, cielo grande
San Pedro de Atacama es el poblado que da acceso a un increíble viaje a través del desierto.

Por Verónica Luna
El desierto atrae por su soledad, sosiego y la espectacularidad de sus paisajes. Lejos, en medio de la Cordillera de los Andes, entre elevadas montañas, y como si se tratara de un eco que se repite y se expande a lo largo del tiempo y del espacio, la voz silenciosa del desierto llama la atención. Los que responden a su clamor son los curiosos, interesados por ambientes naturales y la belleza del paisaje.San Pedro de Atacama
San Pedro de Atacama es parada obligada para los que quieren conocer el desierto. Es un poblado pequeño, con casas de adobe y calles de tierra, ubicado a 1700 kilómetros de la capital chilena y a 160 kilómetros del paso internacional de Jama que lo conectan con Argentina.  Forma parte de un circuito que une el norte de Chile, el noroeste de Argentina, Bolivia y el Sur de Perú. Está en la ruta que lleva de Machu Picchu, al Lago Titicaca, el Salar de Uyuni y Salta.
La vida en San Pedro de Atacama tiene un ritmo propio. Costumbres ancestrales persisten entre las tradiciones de los pobladores que ya se acostumbraron a la presencia foránea constante. El turismo se convirtió en una importante fuente de ingresos. La plaza principal, la iglesia de San Pedro (cuyos muros datan de 1744), el edificio municipal, el Museo Arqueológico Gustavo Le Paige (que contiene objetos indígenas que cuentan la historia de los pueblos originarios), la Casa Incaica (la construcción más antigua del pueblo), todo está invadido por curiosos que se asombran ante la sencillez de edificaciones que se mantienen estoicas frente al paso del tiempo.Iglesia de San Pedro de Atacama
Más allá del pueblo, los atractivos naturales  conforman una escenografía que asombra. El desierto, los salares, las lagunas, volcanes, géiseres y un cielo tan gigantesco que se presenta como ideal para la práctica del turismo astronómico. Pero no sólo eso. El firmamento con todo su potencial es objeto de estudio en el Observatorio ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), un centro de gran tecnología  que impulsado por la sequedad del clima, la altitud, la inexistencia de nubes y contaminación lumínica así como interferencias de radio, instaló más de 60 antenas para estudiar el cielo. Aún en construcción, la central astronómica aún no está disponible para la visita del público.
A tan solo 12 kilómetros de San Pedro, el Valle de la Luna, en la Cordillera de la Sal, es pródigo en imágenes de dunas, cerros y panorámicas increíbles. Desde 1982, es considerado Santuario de la Naturaleza. Su conformación geológica rica en arcilla, yeso, sal y otros minerales le otorga un colorido que resulta tan atractivo como si se tratara de un territorio lunar. La erosión eólica hizo maravillas moldeando las montañas que lo rodean.  Es un espacio ideal para recorrer en caminata o bicicleta o entregarse de lleno al safari fotográfico.San Pedro de Atacama
El Valle, ubicado a 2500 metros de altura, forma parte de la Reserva Nacional Los Flamencos.  Este espacio natural cuenta con distintos sectores que abarcan salares, volcanes y lagunas. El Salar de Atacama es uno de los más llamativos, es el más extenso del país. Están también el Salar de Tara, el de Aguas Caliente, el Salar de Puisa. Se observan  los volcanes Licancabur (5916 metros) y Lascar (5592 metros), que además de la belleza natural son un gran reservorio arqueológico y antropológico por los registros incaicos que se encuentran en su alrededor. También están las lagunas Miscanti, Miñiques y la laguna de Chaxa, habitada por flamencos.
A unos 20 kilómetros de San Pedro de Atacama, las lagunas saladas de Cejar, Piedra, Ojos del Salar y Tebinquinque forman un encadenamiento singular. El atractivo extra lo aporta la laguna de Piedra, que por el gran contenido de sal que posee, hace que quieres se atreven a un baño, floten sobre sus aguas.
En los Géiseres del Tatio, 90 kilómetros al norte del poblado que sirve de acceso al desierto, se aprecia un campo geotérmico con fumarolas que alcanzan los 10 metros de altura. También se puede tomar un baño en las Termas de Puritama, cuyas aguas calientes tienen temperaturas que varían entre los 25° y los 30°.Géiseres del Tatio -Atacama
En la Aldea de Tulor se encuentra un museo que reproduce las viviendas de los habitantes que poblaron el lugar en el 2800 AC. Son construcciones de 2 metros de altura realizadas en barro y que rememoran la antigua aldea que fue sepultada por la arena. Otro sitio donde se puede tomar contacto con el bagaje arqueológico y antropológico, es el Pukará de Quitor, una fortaleza que data del siglo XII considerada Monumento Nacional.
San Pedro de Atacama concentra toda la magia del desierto. Es su puerta de acceso, un pasaporte a una experiencia inolvidable que hace que en un lugar recóndito sea posible tocar el cielo con las manos y alcanzar la gloria. 
¿Alguna vez visitaste San Pedro de Atacama? Relata aquí tu experiencia.
Fotos: everystockphoto


Ver San Pedro de Atacama en un mapa más grande
 
 
Otras notas sobre
Salar - Altiplano - Cordillera De La Sal - Cordillera De Los Andes - Reserva Nacional Los Flamencos - Desierto De Atacama - San Pedro De Atacama - Chile
Comentá esta nota en Facebook
Envianos un comentario sobre esta nota
Demuestre que no es un robot!

Galería
Acceder a Galería
Encuestas
Has hecho algun viaje turistico durante la pandemia de COVID-19




Ver Encuestas Anteriores