Viernes 12 de Agosto de 2022

Logo
16 de julio de 2012
(1110 votos)

La alfombra de flores, un lujo natural

Todos los años pares, una alfombra de flores recubre la Grand Place, ubicada en la capital belga, para que miles de turistas se deleiten con el colorido y las figuras que se exhiben.
La alfombra de flores, un lujo natural
El colorido de las begonias tiñen la plaza de Bruselas durante cuatro días
Al visitar Bélgica, una de las citas impostergables es el recorrido alrededor de la Grand Place de Bruselas, la cual se encuentra cercada por edificios renacentistas con elementos flamencos e italianos, entre otros.
Pero, sin duda alguna, el mejor momento para realizar el paseo es cuando se extiende una magnifica alfombra de flores que recubre, casi en su totalidad, la plaza con un manto multicolor y bellísimo que deja atónitos a millones de turistas.
De esta manera, la plaza central de Bruselas se tiñe, cada dos años durante la tercera semana de agosto, de hermosas y coloridas muestras de los cultivadores de begonias de Gante, las cuales responden a un tema particular en cada exposición.
Alfombra de flores en la plaza de Bruselas
Por ejemplo, durante un año la inspiración estuvo basada en la alquimia de la edad media. El arreglo ostentaba nueve rosetas montadas en plataformas que rotaban con el paso del viento para formar un caleidoscopio gigante de color rosa.
Cabe destacar que una gran cantidad de artistas y colaboradores trabajan de forma voluntaria en el diseño y en el armado de la “alfombra” para que el arreglo se presente como una de las atracciones turísticas más impactantes del país.
Con respecto a la creación y a los detalles técnicos, por cada metro cuadrado entran aproximadamente 300 flores que se disponen de forma apretada, lo cual genera un microclima que las hace muy resistentes a los fuertes vientos.
En total, la alfombra cuenta con 700.000 flores que se mantienen en la Grand Place durante los cuatro días que dura la exposición. Para que las begonias se mantengan frescas, se plantan directamente sobre el pavimento, sin tierra alguna.
Si al leer la nota surge la pregunta: ¿De dónde obtienen este gran número de flores? La respuesta se encuentra en que Bélgica es el mayor productor del mundo de tubérculos de begonias. Por ese motivo, el país puede darse el lujo de instaurar una atracción turística conocida a nivel mundial.
Según la opinión de los miles de turistas que visitaron la muestra, el mejor momento para observar la alfombra es durante la noche debido a que, junto a la iluminación de la plaza, forma un escenario magnífico.
Una de las recomendaciones que se realizan es la de abonar un precio de 3 euros (los menores de 12 años ingresan gratis) y avistar el paisaje desde el balcón del ayuntamiento. Esta posibilidad se encuentra abierta al público en general y conforma una gran opción para los amantes de las bellas fotografías.
Un poco de historia
En 1971, Bruselas acogía su primera alfombra floral con los dibujos que trazaban sus begonias y dalias. Años más tarde, se felicitó, a través del arreglo, a la ciudad capital belga por su cumpleaños. Además, entre otros motivos, se pueden encontrar la celebración del año de Mozart, el homenaje al 150 aniversario del país y la presunción del art Nouveau que decora balcones y avenidas de la capital, entre otros.
Cabe señalar que en los años posteriores a su creación, la alfombra de flores se instaló en otras ciudades de Bélgica y Francia aunque el padre de este símbolo, el arquitecto Sautemas, afirmó que "en ningún lugar es más bonita y distinguida como en el único y antiguo paisaje de la Grand Place de Bruselas".
¿Alguna vez visitaste una alfombra de flores de estas dimensiones? Cuéntanos 
aquí tu experiencia.


Ver La alfombra de flores, un lujo natural en un mapa más grande

Otras notas sobre
Plantas - Europa - Bruselas - Plaza
Comentá esta nota en Facebook
Envianos un comentario sobre esta nota
Demuestre que no es un robot!

Galería
Acceder a Galería
Encuestas
Has hecho algun viaje turistico durante la pandemia de COVID-19




Ver Encuestas Anteriores