Miércoles 07 de Diciembre de 2022

Logo
21 de marzo de 2012
(714 votos)

Viena, Praga y Budapest: el Triángulo Dorado de Europa Oriental

Vale la pena preguntarse qué hay más allá de la lista de capitales típicas y animarse a algunas de las ciudades del centro y el este del continente.
Viena, Praga y Budapest: el Triángulo Dorado de Europa Oriental
Budapest
Por Karen Kesselbrenner
París, Londres, Madrid y Roma son destinos obligados para cualquiera que visita el Viejo Mundo. Prepárense para mucha cultura, humor ácido e idiomas incomprensibles.
La “Europa Obligada” no puede no incluir visitas a Londres, Roma, París y Madrid, capitales que figuran que cualquier recorrido de quien va al Viejo Mundo por primera vez. ¿Qué persona viajada no tiene una foto con el Big Ben o la Torre Eiffel?
Sin embargo, hay una lista de destinos por los que vale la pena salirse del recorrido típico y dejarse sorprender. Uno de los tours más populares del centro-este de Europa es el llamado Triángulo Dorado: Viena, Praga y Budapest. A unas pocas horas en bus o tren, las capitales de Austria, República Checa y Hungría ofrecen un panorama distinto al de las ciudades principales del oeste del continente.
VIENA, LA CIUDAD DE LA MÚSICA Y EL PSICOANÁLISIS
Además de probar las verdaderas milanesas (lo que en alemán se llama “filete al estilo Viena”) y de aprovechar el complejo de museos MuseumsQuartier, la capital austríaca es parada obligada para aquellos amantes de la música clásica que buscan el mejor espectáculo a precios gasoleros.
Las entradas baratas que se venden a menos de dos horas de que empiece la función son una alternativa arriesgada. El blog Inertia Kills (http://inertiakills.wordpress.com/2010/02/28/vienna-opera-on-the-cheap-a-users-guide/) ofrece consejos para sacarle el jugo a la experiencia: desde dónde sentarse hasta qué ponerse para estar elegante y cómodo durante la función. Arte y moda, ¿qué más se puede pedir?Museo en Viena
Aquellos que anden con síndrome de abstinencia y sientan necesidad de tener una sesión de emergencia por teléfono con su terapeuta podrán calmar su ansiedad con una visita al museo de Sigmund Freud. El departamento de la familia se convirtió en una exhibición de objetos personales del padre del psicoanálisis. Recomendado para los fanáticos de las curiosidades y estudiantes de psicología.
PRAGA, EXTRAÑA Y ADORABLE
Lo primero que dicen los checos es que todo el mundo les robó sus inventos. Y el principal hurto que “padecen” es la creación de la cerveza, por lo que su manera de adjudicársela es beber litros y litros de ella. No se entiende bien cómo eso compensa la falta de crédito, pero esta bebida es tan importante para la población que algunos aseguran que República Checa se niega a entrar en la zona euro por miedo a que el alcohol se encarezca.
Ésta y otras manifestaciones del peculiar humor de dicha mitad de la ex Checoslovaquia se reflejan en diferentes puntos de Praga, la mágica capital del país. Parte sueño, parte pesadilla, Pragasu historia mezcla puntos de vista ácidos, una alta dosis de ocurrencia y mentes perversas. Y sino, pídanles a algún guía que les cuente cómo terminó el inventor del reloj astronómico de la ciudad, una joyita de la ciencia única en el mundo.
Los tours gratuitos de Praga son de los mejores de Sandemans, una organización que cuenta con circuitos guiados en distintos puntos del continente (http://www.newpraguetours.com/daily-tours/new-prague-free-tour.html). Hay recorridos por la ciudad y por el icónico castillo, como así también a otros puntos de interés en las afueras. Tanto en inglés como en español, quienes dirigen los grupos conocen datos y anécdotas divertidas, curiosas e interesantes. Imperdibles.
BUDAPEST Y SU DEJO A GUERRA FRÍA
Cuanto más cerca se está de la ex URSS, más se siente como si la Cortina de Hierro todavía estuviese en pie y el comunismo aún reinase en el este de Europa. Budapest conserva varios hábitos del poderío soviético: incluso muchas personas mayores niegan que la Guerra Fría haya terminado y que el gobierno democrático sea real. La desconfianza imperante, sumada a la complejidad del idioma local (varios blogs ubican al húngaro entre las cinco lenguas más difíciles de aprender y los guías turísticos indican que incluso los propios habitantes tienen muchos problemas para hablarla correctamente), pueden apabullar a los recién llegados, pero vale la pena superar la incomodidad inicial en pos de disfrutar de una ciudad con una amplia oferta de estímulos a precios ínfimos.Budapest
Una de las principales atracciones para los amantes de la historia es Terror Haza (La Casa del Terror), un enorme edificio situado en la avenida más exclusiva de Budapest. Ahora está rodeado de restaurantes VIP y tiendas de las marcas más prestigiosas del mundo, pero este gigante gris fue el cuartel general del gobierno nazi durante la Segunda Guerra Mundial, y luego, fue ocupado por los representantes pro-soviéticos. La ambientación es efectista, digna de Hollywood, pero no quita de lo lúgubre de la triste realidad que golpeó al país durante unos 50 años.
Más allá de los riquísimos testimonios de la historia del Siglo XX que tiene esta ciudad, nadie puede dejarla sin admirar un atardecer a orillas del Río Danubio ni perderse las aguas termales, a las cuales se llega con un corto viaje en subte. Un oasis en plena ciudad y a precios muy accesibles.
Viena, Praga y Budapest; un trío europeo para valientes que nada tiene que envidiarle a los destinos más concurridos del continente.
¿Has estado en alguna de estas ciudades? Comparte aquí tu experiencia con otros lectores
Otras notas sobre
Europa
Comentá esta nota en Facebook
Envianos un comentario sobre esta nota
Demuestre que no es un robot!

Galería
Acceder a Galería
Encuestas
Has hecho algun viaje turistico durante la pandemia de COVID-19




Ver Encuestas Anteriores