Jueves 18 de Agosto de 2022

Logo
07 de febrero de 2014
(515 votos)

Namibia: entre el mar, el desierto y la sabana

Este país del sudoeste de África atrae por sus bellezas plasmadas en sus desiertos y la típica sabana regional
Namibia: entre el mar, el desierto y la sabana
Gacelas Springbok

Por Ignacio Stábile
Como una muestra continental, Namibia está atravesada por varios de los conflictos de la historia contemporánea africana, donde conviven un reciente pasado violento marcado a fuego por el apartheid sudafricano que buscó controlar la expansión comunista de Angola en el propio territorio namibio, un alto índice de mortalidad a causa del SIDA, lo que provoca un promedio de edad de tan solo 43 años, así como también una alta tasa de desempleo.
Pero no todos sus aspectos son negativos: la población, si bien escasa para la gran superficie del país (poco más de 2 millones de habitantes), se esperanza con las posibilidades que brindan sus grandes yacimientos namibiade diamantes y uranio (uno de los principales del mundo), así como también una buena relación comercial con la Unión Europea que impacta positivamente en su balanza comercial. Y, por supuesto, la gran variedad de ecosistemas que posee Namibia funciona como un importante atractivo de turistas que crece cada año.
El clima en el país se presenta diverso entre la zona costera y el interior: en la primera se presenta húmedo y fresco, mientras que, al estar la mayor parte del país cubierto por el desierto de Namib (de aquí el origen del nombre de esta nación), el resto se presenta caluroso y seco, siendo las épocas de lluvias entre noviembre y abril.
Son necesarios para ingresar al país una visa y la vacuna contra la fiebre amarilla, en caso de provenir de un país de riesgo.
Al mismo se puede acceder vía aérea desde Frankfurt o Johannesburgo, mediante vuelos que ofrece la aerolínea de bandera, Air Namibia, a la capital Windhoek.
Esta ciudad presenta un notable aire germano, que refiere a los tiempos del colonialismo. Se puede percibir en el nombre de sus calles, sus templos religiosos (por ejemplo, la iglesia llamada Christuskirche) y sus festividades, con una versión local del emblemático Oktoberfest.
La gran mayoría de turistas que viajan a Namibia lo hacen (muchos de ellos casi en forma exclusiva) para conocer el Parque Nacional Etosha, el principal del país y uno de los más grandes del mundo, con casi 22.000 kilómetros cuadrados, cuyo nombre significa “el gran lugar blanco”, debido al aspecto que le da el color de la sal al sitio.
NamibiaEl parque está formado por dos áreas principales: las depresiones, denominadas en inglés “pan” (la más famosa de ellas el Etosha Pan, con una superficie de 4.800 kilómetros cuadrados), resultado de antiguas lagunas saladas formadas por ríos hace más de 120 millones de años, hoy secas y, por otro lado, la característica sabana africana.
Este emblemático parque alberga una gran cantidad de especies animales, destacándose principalmente leones, cebras, jirafas, rinocerontes y las gacelas springbok, conocidas mundialmente como símbolo de la selección de rugby de Sudáfrica.
A su vez, el viajero que visite Namibia no debe perder la oportunidad de ver los interminables paisajes desérticos en el Parque Nacional Namib Naukluft, con una extensión de casi 50.000 kilómetros cuadrados y famoso por el salar Sossusvlei (cuyo nombre significa “lugar donde se encuentra el agua”), rodeado de pintorescas dunas coloradas. Tanto durante el amanecer como en el atardecer, el sol crea una variada gama de tonalidades rojas, naranjas y ocres sobre la arena de las dunas, desde las cuales se pueden obtener vistas panorámicas de buena parte del parque.
Los amantes del agua y las actividades náuticas también tienen lugar en Namibia. Walvis Bay, principal zona portuaria del país sobre el océano Atlántico, donde se pueden practicar windsurf, kayakismo, así como también realizar paseos en barco por la bahía y, si se tiene suerte, poder divisar delfines y focas.
El país es pionero en la incorporación del cuidado del medio ambiente en su Constitución, por lo que el viajero puede encontrar interesantes alternativas para conocer Namibia, a través de la visita de comunidades rurales e indígenas, que viven y trabajan de manera sustentable con la naturaleza.
Si se desea, hasta es posible compartir comidas y festejos tradicionales con las mismas.
Todo esto y más ofrece Namibia, una muestra del continente africano, donde las posibilidades de los visitantes más aventureros aumentan día a día.


Ver Namibia: entre el mar, el desierto y la sabana en un mapa más grande
 
Otras notas sobre
Namibia - África - Desierto - Parque Nacional
Comentá esta nota en Facebook
Envianos un comentario sobre esta nota
Demuestre que no es un robot!

Galería
Acceder a Galería
Encuestas
Has hecho algun viaje turistico durante la pandemia de COVID-19




Ver Encuestas Anteriores