Martes 09 de Agosto de 2022

Logo
19 de marzo de 2014
(571 votos)

Museos del mundo, renovarse o morir

Una atracción turística en cualquier ciudad son sus museos. Sea en Nueva York, en París o en Madrid han de ser lugares atractivos por dentro y por fuera
Museos del mundo, renovarse o morir
Museo Pingtan - China

Por Armando Cerra
El término museo se remonta a la Grecia Clásica. Allí, el museion era el templo de las musas. Desde entonces el concepto ha variado enormemente, y hoy los museos son templos culturales en los que se combinan todo tipo de manifestaciones artísticas, con el espectáculo, la economía, la publicidad, el turismo e incluso la política.Museo NAcion
También han cambiado los edificios que acogen esos museos. Si antaño, un museo se relacionaba con la realeza y la aristocracia que acogían en sus palacios sus maravillas artísticas, en la actualidad han dejado de ser palacios y son construcciones de nueva planta, convertidas en uno de los filones, junto a aeropuertos y estadios deportivos, donde los grandes arquitectos contemporáneos proponen nuevas formas constructivos.
No obstante, los viejos museos siguen siendo los grandes museos del mundo. Aunque es cierto que deben renovarse tanto en sus programaciones culturales como en sus propios edificios. Unas intervenciones siempre costosas y polémicas, ya que transformar los grandes museos supone modificar la imagen de todo un país.
Sin duda, la intervención más controvertida tuvo lugar en París, en el patio del Palacio del Louvre. Allí el arquitecto estadounidense de origen chino Ming Pei construyó la famosa pirámide de vidrio y aluminio que desde 1989 sirve para adentrarse en el museo. Esta gran pirámide es el ejemplo emblemático de todo lo que uno quiera defender. Para unos acierta a unir la modernidad con las fachadas barrocas del palacio.Britsh Musemum En cambio para otros es un verdadero sacrilegio. Hay quién piensa que es el resultado de la megalomanía de Francoise Mitterrand, el Presidente de Francia que impulsó su construcción. Y para la mayoría de visitantes es un práctico acceso al Louvre.
No siempre son tan rompedoras estas intervenciones. Por ejemplo, Rafael Moneo cambió hace pocos años el modo de entrar al Museo del Prado en Madrid. O Norman Foster transformó el corazón del British Museum londinense con la construcción del Gran Atrio de la Reina Isabel II, donde la cubierta de vidrio y acero hace que dentro del museo se integre la mayor plaza cubierta de Europa, cuya belleza contemporánea convive con las esculturas expoliadas del Partenón ateniense expuestas en el British Museum.
Otra muestra la encontramos en Berlín, donde David Chipperfield ha llevado a cabo la reconstrucción del Neues Museum, integrado dentro de ese enorme espacio cultural berlinés que es la Isla de los Museos. Este arquitecto británico no sólo ha remodelado antiguos museos. También ha acometido el proyecto de nuevos edificios, como el Museo Fluvial y del Remo en Henley-on-Thames o el recientemente abierto Museo Jumex en México D.F., donde se expone la colección de arte contemporáneo de un magnate empresarial mexicano.
Y es que esa es otra vertiente de la arquitectura de museos. Y en esta línea hay dos ejemplos paradigmáticos y los dos con el patrocinio Guggenheim. El primero el Museo Solomon Guggenheim de Nueva York, donde el arquitecto Frank Lloyd Wright construyó en 1959 su gran obra. Ni el mecenas ni el artífice llegaron a ver concluido el edificio, y por lo tanto tampoco escucharon ni alabanzas ni críticas, como si fuera una crítica decir que la belleza del edificio eclipsa el arte expuesto en las espirales del interior.Guggenheim Bilbao
Esta lucha entre continente y contenido todavía está más descompensada en el Museo Guggenheim de Bilbao. Un edificio curvo, de titanio y titánico, dinámico, versátil, orgánico, precioso, obra de Frank Gehry, capaz de cambiarle la cara a Bilbao atrayendo a visitantes que jamás pensaron visitar la ciudad. Y sin embargo, ¿que hay dentro del Guggenheim bilbaíno?
Una pregunta ampliable a más museos inaugurados o que se inaugurarán próximamente. Un ejemplo, el Museo de Paitang proyectado en China y vendido ya como el mayor museo del mundo con 430.000 metros cuadrados, y para el que se construirá una isla artificial frente a Taiwan. Pero invito al lector a buscar en internet que se va a mostrar en semejante superficie expositiva. Yo he sido incapaz de hallarlo.
Lo que sí se conoce es lo que albergará el Museo Nacional de Catar, que abrirá sus puertas a finales de 2014 en un edificio proyectado por otro de los grandes arquitectos actuales, el francés Jean Nouvel. A fuerza de petrodoláres se construye una modernísima pinacoteca en la que se verán obras de Cezanne, Neues MuseumBacon o Rothko, todos ellos artistas tremendamente alejados de la tradición catarí,  pero referentes para la alta cultura mundial y por lo tanto objetos de mercado que lógicamente compran los más ricos.
En definitiva, museos, remodelaciones, nuevas construcciones, colecciones, usos, s programaciones culturales, dinamización y explotación económica son una cuestión muy compleja a la que se enfrentan los arquitectos contemporáneos. Por ello, lo mejor será que uno de los arquitectos citados en estas líneas nos exponga sus propias reflexiones sobre el tema.

Otras notas sobre
Museos - Museo Del Louvre - Museo Del Prado - Museo D´Orsay
Comentá esta nota en Facebook
Envianos un comentario sobre esta nota
Demuestre que no es un robot!

Galería
Acceder a Galería
Encuestas
Has hecho algun viaje turistico durante la pandemia de COVID-19




Ver Encuestas Anteriores