Viernes 12 de Agosto de 2022

Logo
24 de noviembre de 2014
(378 votos)

La milagrosa conservación del Parque Nacional de Cabo Pulmo

En Cabo Pulmo, en la costa mexicana del Pacífico, se unen mar, tierra y cielo para ofrecer al viajero un conjunto natural de un valor y belleza incalculable.
La milagrosa conservación del Parque Nacional de Cabo Pulmo
Cabo Pulmo

Texto Armando Cerra - Fotos Miguel Vázquez
Cualquier rincón costero del planeta es susceptible de atraer visitantes. El imán que posee el mar hace que millones de personas hagan miles de kilómetros para pasar unos días a sus orillas. Y dentro de esa ingente cantidad de gente que ansía disfrutar de las costas del mundo, los hay con múltiples intereses.
Los hay que buscan el relax en cómodos resorts donde se rodea al visitante de todo tipo de propuestas de confort y ocio. Incluso muchos de estos turistas buscan la relajación diurna y la animación nocturna. También hay otras personas que desean disfrutar de las aguas del mar desde un punto de vista deportivo. Buceando en profundidad o en superficie. Navegando en infinidad de tipos de embarcación, desde remando hasta alcanzando velocidades de vértigo en potentes lanchas. Hay quién desea mimetizarse con las olas y el viento haciendo surf y todas sus prácticas derivadas. Y otros desean simplemente contemplar el espectáculo natural de la naturaleza marina.Cabo Pulmo
Para estos últimos, uno de los paraísos que se pueden encontrar en el continente americano se halla en el estado mexicano de Baja California Sur. En su punta más meridional, donde se extiende el espacio protegido del Parque Nacional de Cabo Pulmo.
Quién busque complejos hoteleros que no vaya. El gran milagro de esta zona es que el turismo masivo no ha llegado. La infraestructura turística existente es mínima, pero de lo más sugerente. Por fortuna, aún resiste los embates de grandes promotoras turísticas, no sin lucha, ya que hasta hace poco tiempo amenazaba su conservación un proyecto de urbanización que hubiera acabado con el encanto del lugar.
La población y organizaciones defensoras del medio ambiente lograron paralizar ese proyecto. Por eso hoy Cabo Pulmo sigue siendo un paraíso natural que espera la llegada de un turismo responsable. Unos visitantes que ayuden a la economía de los escasos residentes y que colaboren con la conservación de ese ecosistema privilegiado, que es el principal motivo para descubrir este lugar.
Quién viaje hasta Cabo Pulmo podrá sumergirse en las tranquilas aguas del Mar de Cortés y bucear entre el único ecosistema de arrecife coralino del Golfo de California. Podrá ver cientos de pequeños peces, de focas que hacen aquí una parada en sus rutas de migración o de tortugas, algunas de ellas en peligro de extinción.
Como contraste a la humedad oceánica, la porción terrestre de Cabo Pulmo le ofrecerá un espectáculo árido, donde abundan plantas acostumbradas al clima semidesértico de la zona. Un hábitat que se convierte en el refugio ideal para iguanas y reptiles de variados tamaños, colores  y venenos.
Todo ello queda ante los ojos de los visitantes a un ritmo tranquilo. Hay dejarse llevar por la cadencia del mar, por la brisa, como las aves y rapaces que sobrevuelan estos parajes. Hacerse aconsejar por las gentes del lugar y contratar los servicios de los guías locales, los mejores conocedores del Parque Nacional. Yendo con ellos se tendrá la oportunidad de descubrir los animales que aquí se refugian, sea en la tierra o en el mar. Cabo PulmoEs posible hacer rutas a pie para sorprenderse con la peculiar flora y fauna. También están a disposición de los viajeros canoas para remar en kayak. Y por supuesto uno de los mayores atractivos de Cabo Pulmo es sumergirse en su arrecife de coral y deleitarse con esas formas submarinas.
En fin. Un viaje a Cabo Pulmo ha de convertirse en una comunión con la naturaleza. Las actividades de ocio son el propio entorno. La oferta gastronómica es la local. Las comodidades son las suficientes. Aún así posee lujos casi impensables en la actualidad, como no encontrar cobertura para el teléfono móvil. Así nadie interrumpe la estancia con llamadas inoportunas. Algo que sin duda ayuda a que el recuerdo de la visita quede indeleble. No siempre se viaja al paraíso. Y lamentablemente, no siempre los paraísos llegan hasta nuestros días. ¡Qué resista este milagro!


 
Otras notas sobre
Cabo Pulmo - México
Comentá esta nota en Facebook
Envianos un comentario sobre esta nota
Demuestre que no es un robot!

Galería
Acceder a Galería
Encuestas
Has hecho algun viaje turistico durante la pandemia de COVID-19




Ver Encuestas Anteriores