Viernes 12 de Agosto de 2022

Logo
25 de abril de 2012
(589 votos)

Izumo Taisha, lugar de peregrinación en Japón

El templo sintoísta más antiguo de Japón, donde la naturaleza se funde con creencias ancestrales y donde se respira la esencia más íntima del pueblo nipón.
Izumo Taisha, lugar de peregrinación en Japón
Pozo para limpiar las ofrendas
Texto y Fotos: Armando Cerra
Izumo en japonés significa “donde nace la nube”, esto da idea de la humedad que rige en la zona. Por esa condición climática, hace apenas cien años, donde hoy se extiende la ciudad de Izumo, solo había campos de arroz y una estación de tren, germen de la población.
Precisamente en esa estación de ferrocarril se toma uno de los modernos trenes nipones y en veinte minutos se llega al Izumo Taisha, el templo de la religión sintoísta más antiguo del país y de los más venerados por sus habitantes.Salon de plegarias Izumo
Acudir en tren hasta el Izumo Taisha es ideal para empaparse del espíritu ceremonioso del lugar. Sorprende que al instalarse el viajero en su butaca, no tardará en acudir el revisor. Pero no lo hará como un mero trámite, lo habitual en cualquier otro país. Aquí el revisor entrará al vagón, recorrerá todo el pasillo, saludará al conjunto de los ocupantes y tras eso, comenzará a solicitar los billetes. Todo un ceremonial de respeto hacia sus semejantes.
Aunque ceremoniales más íntimos nos esperan en el Izumo Taisha. Para comenzar, previo a la entrada del templo, nos aguarda un inmenso tori, la típica puerta a los templos sintoístas que separa el espacio exterior y profano, del interior y sagrado. Concretamente este tori es el de mayor tamaño de todo Japón. Su aspecto es muy sencillo ya que no dejan de ser dos pilares verticales de madera que sostienen otros dos travesaños horizontales, aunque acá como particularidad, el tori se adorna con una gigantesca trenza de cuerda de paja de arroz que pesa tres toneladas.
Una vez franqueada esta puerta estamos en recinto sacro. Aquí se reverencia a una de las diosas más importantes del país: Amaterasu Onikami. En realidad, el sintoísmo es una curiosa religión en la que no se venera a un dios creador, ni existe un libro sagrado que sea palabra divina. El sintoísmo rinde culto a miles de kami, que son los espíritus de los elementos naturales: sol, ríos, árboles, tormentas, montañas, etc…
En Japón, hay cientos de religiones, pero sus habitantes independientemente de sus credos budistas, católicos o protestantes, suelen ser al mismo tiempo sintoístas. No es una religión que entre en conflicto con otras, ya que el shinto  en realidad es una adoración de la naturaleza. Y el Izumo Taisha, una de sus máximas expresiones. Aquí acuden en peregrinación creyentes de todo el archipiélago japonés, principalmente en octubre, cuando se celebra su festividad anual, en la que según sus creencias se reúnen todos los kami en el lugarVista de la ciudad de Izumo.
El templo son diversas edificaciones cuyo origen se remonta al menos al siglo VII, si bien lo que hoy se contempla es más moderno, construido entre los siglos XVII y XVIII. Esto es algo común en Japón, la reconstrucción de los templos. La explicación radica en que se trata de un templo construido íntegramente en madera, e iluminado por velas, con lo que los incendios eran frecuentes, y tras cada incendio se emprendía la recuperación con un diseño idéntico al origen.
De todo el complejo destacan dos edificios: el Haiden o santuario exterior y el Honden o santuario interior, y que pese a su menor tamaño es el principal. Junto al Honden aparece un pozo de agua al que acuden los creyentes para lavar los alimentos que después serán la ofrenda a los espíritus.
Y también muy cerca se encuentra un gran salón de plegarias. Para entrar a este salón cubierto se cruza su entrada en la que, de nuevo, hay una gran trenza de paja de arroz. Y dentro se escucha el susurro de las plegarias, todas iniciadas por cuatro palmadas y una reverencia para invocar a la deidad.
El silencio del lugar, la perfecta armonía con su entorno natural, la austeridad de una arquitectura regida por la simetría, el respeto que se respira, todo ello convierte al lugar en un recinto de paz, sin que uno crea, se podría decir que purifica la visita al Izumo Taisha.
Y como complemento, lo ideal es tomarse más tarde un té. No en vano, Izumo se halla en la región del té verde, el lugar de Japón donde más se bebe y donde la tradicional ceremonia del té es toda una experiencia.
Comparte tus experiencias de sobre algún lugar de peregrinación que hayas estado, en nuestra sección de Relatos de Viajero

Ver Izumo Taisha en un mapa más grande

Otras notas sobre
Japón
Comentá esta nota en Facebook
Envianos un comentario sobre esta nota
Demuestre que no es un robot!

Galería
Acceder a Galería
Encuestas
Has hecho algun viaje turistico durante la pandemia de COVID-19




Ver Encuestas Anteriores