Viernes 12 de Agosto de 2022

Logo
24 de febrero de 2014
(654 votos)

¿Qué es el turismo rural?

La búsqueda de nuevas experiencias, un estilo de vida alejado del caos, el potencial productivo, el paisaje y las manifestaciones culturales son los principales motores del turismo rural.
¿Qué es el turismo rural?
El turismo rural es un segmento especializado del turismo que está en auge y que permite el fortalecimiento de los pequeños poblados.

Por Verónica Luna
Destinos que hasta hace poco despertaban nulo interés, de pronto ven revalorizado su potencial económico a partir de la afluencia de turistas en busca de nuevos horizontes. Vivencias nuevas, rutinas distintas, asombrarse de lo desconocido, indagar sobre la extraña cotidianeidad del otro. Ese nuevo hábito que se fue gestando entre los que les gusta aprovechar su tiempo de ocio para curiosear sobre lo diferente, llevó a muchos pequeños poblados a realzar sus propios valores.turismo rural
Alojarse en una casa de campo, percibir el paisaje que rodea a un entorno natural, estar en contacto con la tierra y su fuerza productiva, por un momento ser parte de una realidad distinta. Practicar actividades agrícolas, vivir como viven los residentes, aprender sobre sus tradiciones y cultura, degustar sus platos típicos, participar de sus fiestas populares, adquirir sus artesanías. Todo eso motiva a que los habitantes de pequeños poblados encuentren en el turismo una alternativa que no sólo les permite obtener nuevos recursos económicos, sino que también los lleva a redescubrir su propio patrimonio, afianzar la identidad y perfeccionar su oferta.Turismo rural
Los ámbitos rurales son propicios para la práctica de diversas variantes turísticas como el agroturismo, turismo de estancias, turismo de caza y pesca, rutas gastronómicas, turismo religioso y cultural e inclusive ecoturismo y enoturismo (dedicado a la difusión de actividades de viñedos). Estas variantes gestadas en la inquietud de un tipo de turista más segmentado y especializado, marca la ruptura frente a un turismo masivo. Atentos a la demanda que genera el interés de un turista  más específico, es en muchos casos el sector público el que propicia y difunde la actividad en el turismo rural, impulsando la mejora en la oferta de actividades turísticas.
Pequeños poblados alejados del casco urbano son la locación perfecta para la práctica del turismo rural. Por mantenerse reconcentrados en su dinámica son los ámbitos en los que mejor se conservan sus rasgos característicos y sus tradiciones. Estancias, chacras y establecimientos rurales descubrieron que podían abrir sus puertas al  público y mostrarles lo que había en su corazón. Se convirtieron en alojamientos de distintas categorías. Algunos más rústicos, otros con amplio confort. Atendidos por sus dueños, permiten a los visitantes convertirse en protagonistas de las faenas rurales que realizan.
Los turistas comparten su tiempo con los habitantes del lugar, participan de las actividades agrícolas trabajando en la tierra, sembrando, cosechando, pero también ordeñando, esquilando ovejas, o participando de la yerra,  alimentando a los animales de granja, arreando ganado y elaborando productos artesanales como dulces y conservas.turismo rural
Pero no se trata únicamente de realizar tareas rurales. Las actividades recreativas también son protagonistas. En ocasiones, sus procesiones y eventos culturales se convierten en un imán para los habitantes urbanos. Las cabalgatas por los alrededores permiten conocer mejor el paisaje, mientras que el avistaje de aves y fauna lleva a interiorizarse acerca de los habitantes del reino animal que pueblan el territorio. Paseos en carruaje, pesca, safaris fotográficos son otras opciones para conocer el entorno que se visita y estar en contacto con el verde de la naturaleza. La propuesta consiste en pasarla bien en un lugar distinto del habitual pero involucrándose con la comunidad receptora. Esta integración recupera la vieja tradición que tenían los habitantes citadinos de pasar sus vacaciones en el campo. Cuando las urbes comenzaban a poblarse con su ritmo frenético, el relax, la paz y la tranquilidad esperada se encontraban en el campo. Esa experiencia de antaño, ahora es retomada por los turistas urbanos que encuentran en los pueblos rurales una experiencia enriquecedora. Por cierto que lo es, tanto para la comunidad receptora como para los visitantes.turismo rural
A veces sólo se trata de un respiro de un día, pero la oferta puede abarcar varios días. Tanto en uno como en otro caso, la visita permite un viaje hacia la cultura del lugar, a la historia de sus habitantes a través de su gastronomía y sus costumbres. Cuando varios poblados cercanos comparten características similares se produce cierta asociación entre ellos que los llevan a unirse en rutas temáticas, por lo general de tipo gastronómica. Los turistas, entonces, pueden probar varias porciones de un mismo conjunto.
Así como los vinos permanecen estacionados en una cava afianzando sus propiedades y sabores, los pequeños pueblos que parecen dormidos a la vera del camino concentran sus tradiciones y características. Destapar un vino y dejar salir sus sabores y texturas es un acto casi tan mágico como descubrir la esencia que se esconde en las poblaciones rurales y disfrutar de su cultura y naturaleza.
¿Alguna vez visitaste una población rural? Relata aquí tu experiencia.

Otras notas sobre
Cultura - Rutas Gastronómicas - Turismo Rural - Campo - Ecoturismo
Comentá esta nota en Facebook
Envianos un comentario sobre esta nota
Demuestre que no es un robot!

Galería
Acceder a Galería
Encuestas
Has hecho algun viaje turistico durante la pandemia de COVID-19




Ver Encuestas Anteriores