Viernes 12 de Agosto de 2022

Logo
29 de agosto de 2016
(291 votos)

Teherán, origen del mundo persa

La capital iraní, además de ser uno de los grandes centros urbanos de Medio Oriente, cautiva con su pasado imperial, su presente agitado y su futuro auspicioso.
Teherán, origen del mundo persa
Palacio de Golestan

Por Ignacio Stábile
Pocos países asiáticos  se nos aparecen en los medios de comunicación de manera tan recurrente como Irán.
Ya sea por sus extraordinarios recursos energéticos (concentra, junto a Rusia, la principal reserva de gas natural en el mundo y quinto país en reservas probadas de petróleo del mundo), su intenso programa de desarrollo nuclear (considerado  de fines pacíficos para las autoridades iraníes y una amenaza para determinados países occidentales) y las conflictivas relaciones diplomáticas que mantiene con algunos estados, el estado islámico se nos presenta muchas veces con un dejo de desconfianza.
Nada de esto, sin embargo, supone una amenaza real para el viajero que intente aproximarse a este maravilloso país y a su destacada ciudad capital.Torre Azadi
Para llegar a Teherán, la forma más sencilla es vía aérea, ya sea por la compañía nacional Iran Air o la emiratí Etihad. Ambas tienen vuelos que parten desde Dubai, Casablanca, Bruselas y París, entre otras importantes ciudades hacia el Aeropuerto Internacional Iman Jomeini. Las mejores épocas para viajar son aquellas fuera de los meses centrales de invierno y verano, ya que las temperaturas en ambos casos pueden resultar extremas.
Dependiendo la nacionalidad de origen, los viajeros deberán consultar en el consulado u oficina de correspondencia el trámite de visado para ingresar a Irán.
Hay que tener en cuenta que las tarjetas de crédito en territorio iraní se encuentran prácticamente fuera de circulación en la mayor parte del país, por lo que se debe llevar efectivo (euros y dólares se cambian en cualquier agencia oficial). Por otro lado, los costos en general en todo el territorio iraní son bajos y el regateo es habitual, inclusive en muchos hoteles (en el caso de que no se tenga reservada la noche, puede negociarse una tarifa acorde en el momento).
Caminar por las calles de Teherán genera un cúmulo de experiencias familiares para quienes conozcan los países del Cercano y Medio Oriente, como de notables sorpresas.
El caos vehicular y la contaminación contrastan, sin embargo, con la modernidad de su sistema de transporte público (tanto el metro como los buses de media y larga distancia son económicos). Tomar  taxis también es una posibilidad, si bien se debe acordar el precio previamente.
Un buen punto de partida para empezar a recorrer la capital resulta la Plaza Iman Jomeini, lo que nos brinda una referencia central para entender la historia contemporánea de Irán: homenajea al ayatolá Jomeini, quien liderara la revolución que derrocó al gobierno del Shah Reza Pahleví en 1979 e instaurara la república islámica que se mantiene hasta el día de hoy.
TeheranSímbolo indiscutido de la ciudad es la Torre Azadi (“torre de la libertad), una moderna estructura de 45 metros de alto construida en 1971 para conmemorar los 2500 años del imperio persa. Su nombre original era el Monumento Shahyad, en honor al emperador de Irán (el shah). Se puede subir hasta la terraza superior para tener una vista panorámica de Teherán.
Forma parte de la lista de sitios patrimoniales del mundo de la UNESCO desde la revolución de 1979 el majestuoso Palacio de Golestán, que fuera la sede de gobierno de las diversas dinastías que gobernaron hasta mediados del siglo XX.
Si bien el exterior muestra sobriedad, el interior se compone de lujosas habitaciones y salas donde se exponen obras de arte, mobiliario y demás objetos que recrean la vida de los anteriores gobernantes persas. Sus jardines también son de visita obligada.
Para salir del ruido urbano, nada mejor que una caminata por el parque Yamshidie, o para simplemente descansar junto a otros locales y visitantes.
El Gran Bazar es el gran centro comercial. No solo es el más grande de Irán, sino de todo Medio Oriente. Cuenta con varios kilómetros de calles internas en donde las renombradas alfombras persas son la gran atracción. Tamaños, colores y realización, así como también precio, varían enormemente. La visita al mismo se puede combinar con el Museo de las Alfombras, donde también se pueden adquirir.
En las afueras de Teherán, se encuentra el Mausoleo Imán Jomeini, la mezquita más visitada tanto por locales como por extranjeros en donde se encuentran los restos mortales del líder islámico, una opción final para tener una primera gran aproximación a la historia y la vida de Teherán y de Irán.


 
Otras notas sobre
Irán
Comentá esta nota en Facebook
Envianos un comentario sobre esta nota
Demuestre que no es un robot!

Galería
Acceder a Galería
Encuestas
Has hecho algun viaje turistico durante la pandemia de COVID-19




Ver Encuestas Anteriores